Estudios Bíblicos
  
Equipo de Trabajo
 
Entre amigas
  Revista Radial
  Estudios Bíblicos
  Viajeros
  Temas actuales
  Preguntas & Respuestas
  Vida Diaria
  Protectores de Pantalla

 

Un endemoniado de Gadara

Autor: Herman Hartwich

No se pierda lo que Herman Hartwich nos cuenta a través de la historia del Endemoniado gadareno, de los tiempos de Jesús!


DESCARGARLO AQUI :
PE1518 – Estudio Bíblico - Un endemoniado de Gadara


Mis queridos amigos les invito a leer en la palabra de Dios en el evangelio Según San Marcos capítulo 5. Voy a dar lectura a esta porción que nos relata sobre el endemoniado Gadareno.

“Vinieron al otro lado del mar, a la región de los gadarenos. Y cuando salió él de la barca, en seguida vino a su encuentro, de los sepulcros, un hombre con un espíritu inmundo, que tenía su morada en los sepulcros, y nadie podía atarle, ni aun con cadenas. Porque muchas veces había sido atado con grillos y cadenas, mas las cadenas habían sido hechas pedazos por él, y desmenuzados los grillos; y nadie le podía dominar. Y siempre, de día y de noche, andaba dando voces en los montes y en los sepulcros, e hiriéndose con piedras. Cuando vio, pues, a Jesús de lejos, corrió, y se arrodilló ante él. Y clamando a gran voz, dijo: ¿Qué tienes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te conjuro por Dios que no me atormentes. Porque le decía: Sal de este hombre, espíritu inmundo. Y le preguntó: ¿Cómo te llamas? Y respondió diciendo: Legión me llamo; porque somos muchos. Y le rogaba mucho que no los enviase fuera de aquella región. Estaba allí cerca del monte un gran hato de cerdos paciendo. Y le rogaron todos los demonios, diciendo: Envíanos a los cerdos para que entremos en ellos. Y luego Jesús les dio permiso. Y saliendo aquellos espíritus inmundos, entraron en los cerdos, los cuales eran como dos mil; y el hato se precipitó en el mar por un despeñadero, y en el mar se ahogaron. Y los que apacentaban los cerdos huyeron, y dieron aviso en la ciudad y en los campos. Y salieron a ver qué era aquello que había sucedido. Vienen a Jesús, y ven al que había sido atormentado del demonio, y que había tenido la legión, sentado, vestido y en su juicio cabal; y tuvieron miedo. Y les contaron los que lo habían visto, cómo le había acontecido al que había tenido el demonio, y lo de los cerdos. Y comenzaron a rogarle que se fuera de sus contornos. Al entrar él en la barca, el que había estado endemoniado le rogaba que le dejase estar con él. Mas Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti. Y se fue, y comenzó a publicar en Decápolis cuán grandes cosas había hecho Jesús con él; y todos se maravillaban.”

Mis queridos amigos yo quiero decirles en esta oportunidad, que yo encuentro en la palabra de Dios que Jesús siempre está buscando al hombre en su amor. Nos dicen los evangelios, que Jesús recorría ciudades y aldeas, pueblos por todos lados, iba por donde estaba la gente. Buscaba a la gente en su amor.

No hay estado tampoco tan deplorable, del cual Jesús no pueda librar. El cambio de vida es absolutamente posible, a cualquier altura de la vida, mis queridos amigos a lo largo y ancho de mi vida cristiana, me he encontrado con personas jovencitas, con jóvenes con niños, con adolescentes, con adultos, con ancianitos que han tenido un encuentro maravilloso con Jesucristo y han salido de una vida desastrosa, y han entrado a la vida de paz, de amor y de felicidad. Toda persona libre del poder del pecado, no solo le es posible, sino que Jesús mismo, le envía a testificar a otros.

Mi amigo si tú has sido librado del poder de las tinieblas, si has sido librado de las ataduras del diablo, del enemigo de nuestras almas, tú tienes que compartirlo con otras personas. Pero si tú no has sido librado, en este momento es tu oportunidad para permitirle a Jesús, librarte, librarte de todo lo que te oprime. De todo aquello que apreta tu corazón de todo aquello que no te permite disfrutar de la vida de todas las ataduras del demonio. Aquí la presencia de Jesús, produce reacción. Si! Cuando viene Jesús y desembarca en la tierra de Gadara, inmediatamente un hombre endemoniado corre a su encuentro y comienza a gritarle pero, no obstante, está declarando, reconoce que Jesús es el hijo del Dios altísimo. La presencia de Jesús produce reacción. Cuando un hijo de Dios anda en santidad y en fidelidad, también experimenta reacciones de parte de otras personas, porque lógicamente, la luz disipa las tinieblas.

El amor disipa el odio, la santidad, disipa la corrupción. El espíritu Santo va a repeler la fuerza de los demonios. No obstante la Biblia dice que los demonios creen, y tiemblan y conocen quién es Jesús. Ahora, mis queridos amigos, sin Cristo en la vida, no es vida, es muerte. Por eso la escritura declara que nosotros estamos muertos. Muertos en nuestros delitos y pecados. Somos personas muertas que caminamos sin Cristo. Hay algo positivo quizás en una vida en quien Jesucristo no tenga el control?

A veces nos dejamos llevar por las apariencias externas pero no nos dejemos engañar por el demonio. Tras una apariencia encantadora, carismática, dulce puede moverse un gran demonio. Y saben que los hay en todas las categorías. Sí mis amigos, en todas las categorías. A este, que acabamos e leer en el evangelio, los demonios le habían despojado de todo, absolutamente de todo. De lo afectivo, estaba separado de la familia, de lo material, estaba sin nada, le había despojado, del honor, del pudor porque estaba desnudo. Le había despojado de todo. Golpeándose a sí mismo, lastimándose a sí mismo, lacerándose, aullando como una bestia. Los poderes demoníacos son tremendos. No siempre se ve así, tan evidente el estado calamitoso. Pero reitero, no vamos a exaltar la obra del diablo, sino la obra y poder de Jesucristo no es mi intención hablar de los tremendos daños que hace el diablo, de hecho sabemos que el diablo no hace nada bueno. Sino que todo lo que hace es malo.

Probablemente el hombre deseaba la liberación. Pero los demonios no le dejaban. Saben que sí. Es probable que sí, este hombre deseaba. Por eso salen al encuentro de Jesús, conocimos un caso de Marilyn. Por ejemplo en algún momento ella clamaba a Jesucristo y en otro momento los demonios proferían palabras obscenas y atacaban a Jesús. Y atacaban a mi persona también pero en el fondo, Marilyn como este hombre deseaban ser liberados. En el ser interno, en lo profundo, ya debes desear tu liberación, es tu decisión, mi querido amigo, mi querida amiga, quizás te sientes oprimido, quizás te sientes apretado por el poder de las tinieblas, que te hacen pensar no sé qué me pasa no entiendo por qué estoy así. Eso es obra del diablo porque Jesucristo no quiere que te sientas así.

Pero tú tienes que tener el deseo, el profundo deseo de abandonar ese estado, pidiéndole a Jesucristo que te libere, que te perdone tus pecados, que limpie tus pensamientos, que limpie tus sentimientos entregándole tu vida a Jesucristo. Cuando Jesucristo entra en tu vida, te despoja de todos los poderes de las tinieblas, porque al entrar el amor, disipa las nieblas, al entrar el amor, sale el odio, al entrar lo perfecto, lo maravilloso que Jesucristo, sale el diablo que es el terror de las tinieblas. Tiene que huir pero veamos los efectos inmediatos. Inmediatos te estoy diciendo mi amigo, mi amiga, en este hombre, lo encontramos enseguida sentado, es interesante que las personas endemoniadas son hiperactivas. Por lo general no pueden estar quietos. No escuchan, no se callan, hablan todo el tiempo, no piensan porque el diablo les ocupa todo el tiempo ni siquiera los deja pensar ni decidir.

Pero aquí el endemoniado estaba sentado. Opuesto a lo que era, su vida, continuamente gritando caminando y andando por las montañas y por los cementerios, ahora estaba vestido. Recupera los valores morales, el pudor, se había convertido en un exhibicionista, atrevido impúdico porque eso es lo que hace el diablo. Vemos la televisión atestada justamente de toda esta desvergüenza, de todo este exhibicionismo que no procede de Dios. Procede del mismo infierno. Pero cuando Jesús entra, la persona recupera, recupera su honor. Su moral, pero también dice que entra en su juicio cabal, recupera la imagen perdida del hombre en el Edén, recupera la relación que estaba rota por el pecado. Recupera el sitial en que Dios le ha puesto como corona de la creación, y que es depositario de su amor.

Sí mis queridos amigos, cuando nosotros abrimos la puerta de nuestro corazón, entramos a una nueva vida, a una maravillosa vida de amor, de paz, de felicidad. Yo soy testigo de las maravillas de la gracia y de la misericordia del Señor. Porque la tuvo de mí, porque la ha tenido por millares de personas que conozco y hoy sigue teniendo misericordia de ti.

Y tú puedes convertirte en un hijo de Dios y convertirte en un testigo del poder de Dios. Yo te desafío a que te arrepientas de todo corazón de tus pecados, pídele al Señor Jesucristo ahora en este momento. Dile: señor Jesús, perdona todos mis pecados, limpia mi vida de toda maldad y sálvame señor conforme a tu promesa. Si tu lo haces él va a comenzar a hacer una obra maravillosa, en tu vida. Háznoslo saber si así es, que Dios te bendiga.




 
Escríbanos
Ecos de Oyentes
Dichos Famosos
   
  Última emisión de:
Estudios Bíblicos

  Las Noticias
Cómo el Nuevo Testamento utiliza el Antiguo Testamento.
Ex Miembro del Hezbolá: del dios de la Violencia al Dios de Amor
¿Qué tan genuino es films “El cielo es real”?
El Pequeño Apocalípsis de Isaías
La Prueba de la Realidad del Reino de Mil Años
Otras Noticias ...

Perlas Diarias
"Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros."

Romanos 5:8