Temas Actuales
  Equipo de Trabajo
 
Entre amigas
  Revista Radial
  Estudios Bíblicos
  Viajeros
  Temas actuales
  Preguntas & Respuestas
  Vida Diaria
  Protectores de Pantalla

 

Título: El rencor

Autor: Mario Loss   ta69

El Pastor Mario Loss, nos visita para comenzar con una serie de cuatro programas acerca de un tema que a todos nos toca por igual, ¿que hacer con nuestro rencor?.
Acompañenos en este emprendimiento desafiante.

Descargarlo para tener o compartir con otros: ta69.mp3

Elena: Amigos queremos darles la bienvenida a este nuevo programa de Tema de Actualidad, es un gusto para todo el equipo poder trabajar junto a ustedes y poder compartir diferentes temáticas como cada programa donde veremos diferentes temas que nos ayudaran a resolver mas algunos conflictos que podemos tener en nuestra familia y también conocer la opinión de Dios en muchos temas que por allí son rispidez, o de problemas en las familias de toda Latinoamérica. Hoy esta con nosotros el Pastor Mario Loss, el es de los Estados Unidos, pero hace 11 años que esta aquí en nuestro país. Ha trabajado en Paraguay y en Bolivia y llevan adelante un ministerio muy interesante que será para otro programa como son los encuentros matrimoniales, donde están ayudando a los matrimonios justamente a poder estar mas cercanos y poder limar aquellas asperezas. Pero será una temática para otro programa, bienvenido Mario Loss. 

Mario: Bueno, gracias Elena.

Elena: Hoy tenemos un tema Mario, que realmente a todos nos toca, como es el rencor y dentro del rencor hay muchos temas como es el perdón, el no perdón, la ira. ¿Y que podríamos decir que es el rencor y en segundo lugar, como afecta nuestra vida este rencor?.

Mario: El rencor es como recibir una ofensa y no perdonar e ir guardando, guardando, esa ofensa contra la persona que hizo la ofensa perjudicando la relación entre esas dos personas y entonces es algo que muchas veces guardamos como un tesoro, aunque no quisiéramos pensarlo así, pero lo vamos coleccionando, y poniendo como si fuera una cosa preciosa, cuando en realidad no es nada precioso, es algo feo que destruye las relaciones humanas.

Elena: A eso queremos ir. ¿Cómo repercute en nuestra vida, porque ninguno de nosotros esta fuera de ese tema, como nos afecta nuestra vida diaria este rencor que vamos acumulando?.

Mario: Nos van atando los rencores, los resentimientos, los odios que tenemos contra personas, nos va limitando cada vez nuestra libertad, porque cada vez que tenemos una ofensa que restringe la relación  libre entre dos personas, entonces nos va quitando la libertad de vivir como debemos ser, nos va como poniendo una atadura sobre nosotros y nos va limitando muchas posibilidades en el vida. Tengo un estudio real de una persona que yo conocí, no muy a fondo, desde niño, adolescente en mi propio país, allí en Pensilvania. Y esa persona cuando llego a ser adulto, se caso y trabajaba en una fabrica de telas y ella empezó a salvar o guardar, los retazos de tela de la fabrica; le permitían llevar a casa y los llevaba a casa porque para ella valía algo, aunque no sabia que hacer con ellas, valía algo, no quería tirarlas, al final tenia toda la casa de dos pisos, lleno de esos restazos de trapos, ya no había mas lugar adentro y empezó a poner en el porche de adelante y después el porche de atrás, y después empezó a ponerlos en una camioneta de 15 pasajeros que ya no andaba mas, hasta que ya no había mas espacio, y el esposo ya no aguantaba mas y dijo hay que limpiar eso o me voy. Bueno, ella no limpio y el se fue, pero una noche había un incendio en la casa, no se sabe por que, pero la casa se encendió y ella se carbonizo en el incendio porque no había ni lugar donde moverse dentro de la casa. Era una gran coleccionista de cosas que parecían valiosas pero al final le quito hasta la vida.

Elena: Muchas veces se dice que esos sentimientos los acariciamos, como esta señora, los cuidamos los guardamos. ¿Cuál es el motivo que nos lleva a que esos sentimientos tratemos de guardarlos?. Por ejemplo, uno de los temas que hablábamos fuera de micrófonos es la enfermedad o los síntomas de una enfermedad que es el no perdón, ¿podría ser una de las causas el no perdón a este rencor?

Mario: Claro, el no perdonar o el no saber que es el perdón; no solo debemos perdonar para el bien de la otra persona sino que debemos perdonar para el bien de nosotros, porque los dos estamos atrapados con esa ofensa y cuando no perdonamos, estamos en condición de que no podemos vivir libremente, siempre estamos atados allí. Una de las cosas que muchas veces es motivo de no perdonar es porque queremos tomar venganza sobre la persona que nos ofendió, y una forma de hacer venganza es guardar el rencor, aunque no le hagamos tal ves otra cosa, es como venganza; yo odio, yo tengo rencores, y sentimientos contra esa persona por lo que me hizo, entonces estoy guardando eso como un forma de igualar las cuentas. 

Elena: Muchas veces cuando pensamos en el rencor tal ves pensemos en cosas grandes, pro cada día en nuestra casa, en pequeñas cosas es un sentimiento que vamos de a poquito, no sentimos un gran rencor por alguien que nos hizo algo grande, de pronto en la familia, la esposa contra el esposo, los hijos con los padres, es como una pequeña escalera que se va subiendo.

Mario: Es como un grano de arena que se va sumando, sumando, sumando y después ya es todo una duna de arena ahí acumulada. Y muchas veces pensamos que no vale la pena, preocuparnos de perdonar eso o lo otro y se va acumulando y va destruyendo a la persona.

Elena: Vamos ir ahora a una pequeña pausa para escuchar un poco de música y continuemos con este tema que todos, todos estamos involucrados y en general la sociedad cada vez mas, es bueno reclamar los derechos, y es bueno que nos respeten, pero como que estamos acumulando demasiado personalismo y eso va llevando a que nuestra alma se inunde de nuestro rencor. Vamos a esta pausa y volvemos.


Elena:  Continuamos en Tema de Actualidad tratando este tema que nos es común a todas las familias del mundo. Sea cual sea la raza, la religión, la creencia, el lugar de donde vengamos, el rencor de un modo u otro esta instalado en nuestras familias y nuestra sociedades, porque vemos también los problemas que hay en la actualidad en todo el mundo, por rencores y cosas que han quedado guardadas de ancestros, pero bueno, esos son temas que vamos a ir desarrollando a través de estos programas con este tema. Y ahora queríamos ir al tema del perdón; ¿que es perdonar, que es ser perdonado, es un gran tema, y creo que no lo ejercitamos demasiado, como es eso Mario Loss?

Mario: Bueno, el perdonar es mirar por alto, olvidar, una ofensa que hemos sufrido, porque cuando renunciamos a nuestros derechos de tomar venganza, podemos perdonar a la otra persona, por lo que el nos hizo a nosotros. Si pensamos en lo que nosotros hemos hecho contra Dios y como rebeldes, como hemos tomado las riendas de nuestra vida, cuando él es el creador. Entonces vemos que el nos ha perdonado, en Cristo y que Cristo pago la cuenta para hacer posible ese perdón. Pero después Dios dice, quiero que ustedes sean como yo, que sean perdonadores, que ustedes también perdonen a los otros, que son ofensas mucho menores, pero que como yo les he perdonado, ustedes deben perdonarse los unos a los otros. Entonces si vamos a hacer como nuestro Padre, el creador, y Padre espiritual tenemos que aprender a ser perdonadores, de mirar o pasar por alto las ofensas que la gente hace. Cuando una persona viene a nosotros y nos hace una ofensa, en contra de nosotros y hace una ofensa en contra de nosotros, lo que sea; un golpe en la cara o una mentira, o lo que sea, aun un robo, es como que esa persona nos pone un par de esposas en las muñecas, esta con el y esta con nosotros. Ahora, muchas veces esperamos que esa persona se arrepienta y nos diga perdóname por favor, pero a veces podemos esperar toda una vida y no pasa nada. Nunca esa persona por alguno motivo u otro, nunca va a querer pedir perdón, o nunca quiera admitir que se equivoco o hizo mal. Entonces en nosotros esta la opción, de esperar que el pida perdón y sacarnos las esposas; pero nosotros tenemos también una llave de las esposas que se llama perdón, nosotros podemos usar esto y decididamente tomar una decisión  de amor de perdonar a esa persona aunque la persona todavía no quiera admitir que ha hecho mal. O sea, abrimos las esposas por nuestro lado, y entonces queda colgado de la muñeca de el, pero nosotros estamos libres. Y podemos ir abriendo cada ves que hay una ofensa, olvidándolo, perdonándolo y comparándolo con lo que Dios me perdono a mi, eso no es nada.

Elena: Me gustaría detenernos un poquito en eso que usted esta diciendo, porque hablamos que cuando de alguien nos ofendió a nosotros, por ejemplo, una calumnia, una mentira, como usted decía, nosotros tenemos la opción de perdonarlo aunque humanamente el que tenga que pedir perdón es el otro. Eso es lo que quiero que aclaremos un poquito; que la esencia de Dios nos pide eso, o sea, cuando tenemos a Dios dentro nuestro, lo que parecería una locura a quien lo ve de afuera, nosotros fuimos los ofendidos y nosotros perdonamos aunque el otro no venga a pedir perdón. ¿Es así lo que usted dijo?.

Mario: Si, y podemos ver una parábola en la Biblia, donde Jesús hablo de un rey al cual uno de sus siervos le debía millones, y el fue rogando si lo podía perdonar, en vez de venderlo a el y a su familia, para pagar la deuda, entonces el Rey lo perdono. Pero ese hombre salió a la calle, y encontró a un colega que le debía, no se, 50 pesos o algo así y lo agarro por el cuello y le metió a la cárcel porque no podía pagarle aunque el mismo había rogado en la misma forma. Cuando el rey averiguo que el había actuado en tal forma, dijo, he cambiado mi opinión no te perdono y te voy a meter en la cárcel. Jesús hablo esto para mostrarnos que el Padre quiere que nosotros seamos perdonadores, comparado con lo que él nos ha perdonado lo nuestro es poca cosa.

Elena: Entonces lo primero seria pedirle perdón a Dios, que muchas personas talvez no lo han hecho, y eso es lomas importante, porque lo que viene después de que Dios nos perdona parecería hasta un poco mas fácil; cuando tenemos el perdón de Dios, practicar ese perdón, para aquellos que lo hemos recibido y hemos sigo perdonados es diferente.

Mario: Si, no es un requisito perdonar, pero ayuda muchísimo saber que nosotros hemos sido perdonados y nos capacita, para perdonar a otros.




Enlaces Relacionados
EL RENCOR 2 DE 4
El Rencor (3 de 4)
El Rencor (Parte 4 de 4)


 
Cartas
Escríbanos
   
  Última emisión de:
Temas Actuales

  Las Noticias
Acción de Fe
Paga Bien por Mal
Justicia Divina
Bienaventurados los que lloran
Aprendiendo a Vivir Mejor
Otras Noticias ...

Perlas Diarias
"Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos."

Isaías 53:3