Entre amigas
  Revista Radial
  Estudios Bíblicos
  Viajeros
  Temas actuales
  Preguntas & Respuestas
  Vida Diaria
  Protectores de Pantalla

 
La Perla Diaria

"Mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios."

1 Corintios 6:11


 
 La persona que ha aceptado a Jesús, es justa y pura delante del Señor por su nuevo nacimiento. Sin embargo, el mimo Pablo, que escribió el texto que se cita arriba, dice: "Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien." ¿Es eso una contradicción? ¡No! Pablo enfatiza en 2 Corintios 4:7: "...para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros." Como hijos de Dios, vivimos constantemente en medio de esta tensión.


Por un lado, somos confrontados diariamente con el hecho de que en nosotros no hay ningún bien y, por el otro, está a nuestra disposición el superabundante poder de Dios. ¿Pero cómo es que ese superabundante poder de Dios se activa en nuestras vidas? Por medio de la fe y la obediencia. Cuanto más tentados somos y más confirmamos la victoria del Señor en la tentación, por medio de la fe y la obediencia, tanto más el Señor es alabado y glorificado.


Caso contrario, ¿cómo podríamos experimentar la realidad de la victoria de Jesús si la presencia del pecado estuviese lejos de nosotros? Pero, pese a que la carne es pecaminosa, nos gozamos ante al enemigo diciendo: "Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo." Este es la verdadera batalla de la fe, y quien participa de ella, un día será coronado.


  Las Noticias
El Pequeño Apocalípsis de Isaías
La Prueba de la Realidad del Reino de Mil Años
La Gran Guerra y el Mundo de Hoy
¿La Operación de Gaza en Números?
¿Qué es la desproporción?
Otras Noticias ...


  Entre Amigas
  Revista Radial
  Estudios Bíblicos
  Viajeros
  Temas Actuales
  Preguntas y Res.