Estudios Bíblicos
  
Equipo de Trabajo
 
Entre amigas
  Revista Radial
  Estudios Bíblicos
  Viajeros
  Temas actuales
  Preguntas & Respuestas
  Vida Diaria
  Protectores de Pantalla

 

Titulo: "La religión de Caín"  

Autor: Herman Hartwich  Nº: PE1115

Sabe usted cuál era la religión de Caín? Tiene usted alguna idea de cuál  fue la consecuencia de su mal actuar? Descúbralo escuchando este programa de Herman Hartwich!

 


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otros: PE1115.mp3


"La religión de Caín"

Hola Mis amigos, en esta oportunidad quiero compartir con ustedes unos pensamientos denominados "La religión de Caín". Saben que la Biblia nos dice claramente desde el principio que el origen del Hombre está en Dios. Pues Dios lo formó a su imagen. Por lo tanto el hombre es un ser espiritual. Por causa del pecado el hombre está separado de Dios porque Dios odia el pecado.

Pero la Biblia nos enseña que el amor de Dios por el hombre no ha menguado por esta causa sino que planeó de tal modo las cosas para que el hombre pudiera relacionarse nuevamente con él. Dos cosas son necesarias para que el hombre conozca bien a Dios. Revelación por parte de Dios y por otro lado la capacidad por parte del hombre para conocerle, la Biblia considera al hombre capaz de conocer a Dios como dije antes por su origen en Dios, por los elementos constituyentes de su naturaleza carne y espíritu. El hombre es una personalidad espiritual lo dicen por ejemplo la inteligencia o la capacidad para pensar el poder del afecto racional, el albedrío, en la posición de ese sentido moral con el que contamos. El hombre ha sido un ser religioso desde el principio porque él es hecho para Dios.

La encarnación de Cristo muestra la capacidad del hombre para Dios y la experiencia Cristiana ya lo muestra. Vamos a mirar por unos momentos a un hombre religioso de aquellos comienzos de la humanidad. Nos vamos a referir a Caín y su religión, que junto con su hermano Abel, dice el capítulo 4 del Libro del Génesis, que trajeron a Dios ofrenda para así rendir culto al creador pero los fundamentos de su vida religiosa adolecían de defectos graves. En caso de Caín no. Y podemos decir que la religión de Caín fue una religión de obras meritorias ¿Conoce esta expresión? Claro que sí, muchas gentes muchas personas en este tiempo confían en obras meritorias. Dice en Génesis que este hombre trajo del fruto de la tierra una ofrenda. Es decir que Caín presentó a Dios el producto de su esfuerzo de su trabajo como agricultor " Y acaso no es esto bueno? " Dirá alguno. No, efectivamente no porque la palabra de Dios dice que nosotros somos como suciedad y nuestras justicias como trapo de inmundicia.

Nuestras obras son aceptables delante de Dios únicamente cuando el corazón ha sido purificado por la fe. Antes no. Es aquí donde muchos religiosos bienintencionados se equivocan en el camino. Ponen las obras, antes que la fe. Quieren congraciarse con Dios Sin haber recibido, la gracia de Dios en sus corazones Ahora no sucedió así con Abel de quien dice la Biblia de que por la Fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín por lo cual alcanzó, dice, testimonio de que era justo dando Dios testimonio de sus ofrendas. Mejor en dos sentidos. Primero porque lo ofreció con fe en la misericordia y bondad de Dios para perdonarle y recibirle como hijo. Mientras que la fe de Caín estaba puesta en su propia obra y generosidad.

La fe de Abel miraba a la obra, ya la generosidad de Dios, esa obra ya generosa. Abel ofreció más excelente sacrificio que Caín porque se ajustó al método Divino de adoración. O sea. Hizo las cosas como Dios quería Hay indicios de que Dios había establecido desde el principio que la única forma de acercarse a él era mediante el sacrificio de un animal con preferencia una oveja o un cordero. Ahora esta clase de culto enseñaba una doble lección. Que la paga del pecado es muerte, el animal que se sacrificaba mostraba al adorador que alguien estaba pagando las consecuencias de su trasgresión de su pecado. Y segundo que aquel cordero cuya sangre se derramaba estaba señalando al futuro cordero de Dios que en el cumplimiento del tiempo vendría al mundo para morir en la Cruz, me refiero a Jesucristo.

Él murió en la cruz del calvario por todos nosotros. Pero además, la religión de Caín fue una religión sin poder cambiar más su carácter ¿Qué le parece? Dios le dio la alternativa de poder vencer al pecado o dejar que el pecado dominara su vida y lo venciera él. Dice la escritura: ... si no hicieres bien el pecado estará a la puerta con todo a ti será su deseo y tu te enseñorearás con él.

Pero Caín lejos de aceptar el consejo divino Persistió en obrar por su cuenta y finalmente el pecado de la envidia y de la ira lo vencieron. Se ha dicho bien que la religión que no cambia la conducta no salva el alma. De nada me servirá ser muy religioso si la religión que practico no meda la victoria sobre los pecados que me dominan interiormente pero lo cierto es que no hay religión que asegure la victoria. Solo Jesús, morando por la fe en el corazón puede hacernos más que victoriosos porque él dijo a los hombres de sus días de cuya veracidad muchos podemos dar fe hoy. Cuando el dijo en Juan 8:36 Así que si el hijo os libertare seréis verdaderamente libres. En tercer lugar, debemos añadir que la religión de Caín fue una religión que no tomó en cuenta al prójimo porque dice la Biblia que estando ellos en el campo Caín se levantó contra su hermano Abel y lo mató.

El que no había querido sacrificar un animal ahora derrama la sangre de su hermano. Siempre deberá sospecharse de la eficacia de una religión que no nos haga amar a nuestro prójimo. Saben que el apóstol San Juan se expresa de esta manera: Si alguno dice: yo amo a Dios y aborrece a su hermano es mentiroso, pues el que no ama a su hermano a quien no ha visto como puede amar a Dios a quien no ha visto y nosotros tenemos este mandamiento de él el que ama a Dios, ame también a su hermano finalmente mis amigos, la religión de Caín fue una religión que se ocupó más de lo exterior que de lo interior. Leemos en el Génesis que dice: Salió pues Caín de delante de Jehová y habitó delante de Nod al oriente de Edén. Y Edificó una ciudad. Cuando el hombre no puede construir un carácter digno, construye una ciudad. Posiblemente en aquella ciudad Caín construyera un templo, no lo sabemos.

Pero puede ser que lo haya hecho como un descargo para su conciencia lo que importa no es tanto lo que tenemos ni aún lo que hacemos sino lo que somos. Cristo puso el principal énfasis en la vida. No en cosas materiales sino en una actitud correcta del espíritu hacia Dios y el prójimo. De hecho declaró que los dos más grandes mandamientos de la ley divina eran amar a Dios por sobre todas las cosas y al prójimo como a sí mismo. Jesús dijo. Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y todas las demás cosas os serán añadidas.

Pero los hombres saltearon este orden y colocan en primer lugar lo material diciendo más o menos esto: Buscad primeramente de tener cosas buenas de comprar vuestro automóvil de hacer vuestra casa de acumular dinero y luego, si te da el tiempo buscar a Dios, mis amigos no caigamos nosotros en semejante error tal vez cuando queramos buscar a Dios, sea demasiado tarde. Hoy es el día de salvación. Hoy es el día que podemos vivirlo y tomar una decisión. Mañana no es nuestro. Aceptemos el perdón que hoy Dios nos ofrece y recibamos a su hijo Jesucristo como nuestro salvador personal. Mis amigos, practiquemos una verdadera religión que nos transforme, de adentro hacia fuera. No confíe en el sacrificio meramente externo. Que Dios les bendiga, y les pido en el nombre de Jesucristo no deje pasar la oportunidad de este momento hágalo ahora mismo y Dios le va a bendecir.





 
Escríbanos
Ecos de Oyentes
Dichos Famosos
   
  Última emisión de:
Estudios Bíblicos

  Las Noticias
Cómo el Nuevo Testamento utiliza el Antiguo Testamento.
Ex Miembro del Hezbolá: del dios de la Violencia al Dios de Amor
¿Qué tan genuino es films “El cielo es real”?
El Pequeño Apocalípsis de Isaías
La Prueba de la Realidad del Reino de Mil Años
Otras Noticias ...

Perlas Diarias
"¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra?"

Jeremías 23:29